facturas
Alquiler

Cinco claves para reducir las facturas de electricidad, gas y agua en casa

Este año, ACR GRUPO, compañía enfocada en construcción, promoción y rehabilitación, editó la Guía para el uso responsable de la energía en el hogar. Los consejos que conglomera este manual tienen como propósito la reducción del consumo energético de una vivienda, lo que se traduce a un considerable ahorro en la factura mensual y aporta a un desarrollo sostenible, simultáneamente.
Entre los aspectos que toca la guía, modificada el 5 de junio para que coincidiese con el Día Mundial del Medio Ambiente, se encuentran la refrigeración, calefacción, ventilación, agua, luz, aparatos electrónicos y electrodomésticos.
“Ya no sólo se trata de ayudar a los inquilinos a que gasten menos en su factura, sino que es una manera de colaborar a un desarrollo más sostenible y que mejor momento para recordarlo que el Día Mundial del Medio Ambiente”, promueve David Botín, director del Área de Promoción Inmobiliaria de ACR Grupo.
Según el Organismo Intermedio para la Gestión de Fondos Comunitarios (IDAE), del 18,7% de la energía consumida en España son responsables los residenciales. Sin lugar a dudas, una muy buena tajada del cheque de los españoles se destina a pagar la factura de la energía.
Cabe resaltar que en el pasado mes de mayo las compañías eléctricas comenzaron a aplicar una nueva medida de refacturación en el recibo de la luz, debido a que el Ministerio de Energía cometió errores durante los pasados tres años en el cálculo del coste de comercialización de energía. El proceso de refacturación transcurrirá hasta el 30 de septiembre de este año.
Cómo disminuir consumo de agua, luz y gas
1. Aire acondicionado. Siempre que el clima lo permita, recurre a ventilación natural, puesto que se estima un 30% la factura de electricidad corresponde al aire acondicionado. Los ventiladores consumen un 80% menos que el aire acondicionado y reducen hasta 5°C la sensación térmica, lo cual los convierte en una excelente opción.
En caso de que aun se requiera o se prefiera aire acondicionado, es beneficioso hacer nota mental de que un 8% de consumo aumenta por cada grado que se reduzca en la temperatura.
2. Agua. Instala reductores de caudal en los grifos de la casa para reducir hasta un 60% del consumo y asegúrate que el agua ronde los 30°C (templada). Claro, esto no significa que se vale no prestar atención y despilfarrar agua. Una gota de agua por segundo equivale al 15% del consumo diario total de una persona.
Además, utilizar el lavavajillas (lava solo cuando esté lleno) en lugar de la forma tradicional consume mucha menos energía.
3. Electrodomésticos. Cuando en desuso, apaga todas las pantallas y dispositivos electrónicos para reducir un 10,7% del consumo energético en tu hogar. Respecto a la lavadora y lavavajillas, es recomendable utilizarlos con agua fría. El frigorífico absorberá un 5% más por cada grado que se aumente. Ubicarlo cerca de ventanas y hornos podría elevar el consumo energético un 15% (los A+++ ahorran hasta un 60%).
4. Calefacción. Enciéndela solo cuando llegues a la casa, no durante tu ausencia. A la inversa que con el aire acondicionado, por cada grado que se aumente en la temperatura se añade un 7% de consumo. Para reducir hasta un 13%  del consumo anual, reduce la temperatura a los 16-18°C.
5. Otras recomendaciones. 
  • Bombillas LED: disminuyen hasta un 90% de consumo.
  • Evita luces de ambiente: urgen de mayor potencia, o sea más consumo.
  • Sistema de ventilación mecánico con recuperadores de calor: en verano e invierno colabora en la disminución de pérdidas en calefacción y refrigeración.

Añadir comentario

Haga clic aquí para comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *