Alquiler Vivienda

¿Qué sistema de calefacción es el más adecuado para mi propiedad?

Acondicionar la vivienda para la llegada del frío es una de las decisiones más importantes para los propietarios.

Elegir un sistema eficiente de bajo consumo garantiza un ahorro importante en los costes, sobre todo si están incluidos en el precio del alquiler. En este sentido, instalar un sistema de consumo eficiente garantiza que no se gaste más de lo debido.

¿Quiere conocer los tipos de calefacción y cuál es el más adecuado? Le contamos todo a continuación.

Tipos de calefacción

Calefacción central

Es una opción especialmente popular y cómoda, ya que la temperatura, así como el horario, es común en toda la comunidad. También se dividen los gastos con lo que le precio final es más barato.En el caso de los pisos de alquiler es una opción interesante, ya que se asegura que no se gaste más de lo necesario.

Por otro lado, se conoce de antemano el precio que se va a pagar, por lo que se pueden estimar los gastos justos para incluirlos en el alquiler.

Calefacción individual

Este tipo de calefacción permite pagar exactamente por lo que se gasta. Así, se puede ajustar el termostato e incluso que la calefacción funcione en unas habitaciones y en otras no.

La principal ventaja es que se paga exactamente por lo que se gasta, por lo que si una persona pasa mucho tiempo fuera de casa, compensa más esta opción que la calefacción central.

En el caso de un alquiler, si los gastos están incluidos no es opción más recomendable, ya que puede incurrir en un mayor gasto.

Calefacción de gas

Es una de las opciones más extendidas, y existen tres tipos de combustible: gasóleo, gas natural y propano.

La primera opción es idónea para superficies más grandes, sin embargo tiene el inconveniente del almacenamiento, ya que se trata de grandes tanques que se sitúan fuera de la vivienda.

En cuanto al gas natural es una opción que gana terreno y no es necesario almacenarlo ya que llega desde el exterior. Su principal desventaja es que no es apto para lugares alejados del núcleo urbano.

El gas propano se presenta como un buen sustituto del gas natural, ya que presenta características similares y un alto poder calorífico, se suele utilizar en zonas donde no existe suministro de gas natural.

Calefacción eléctrica

Es una opción limpia que no requiere una gran inversión inicial pero sin embargo las facturas son más caras a la larga.

Se pueden encontrar por acumulación o convectores.

En el caso de la calefacción por acumulación, funciona con resistencias eléctricas.

En cuanto a la calefacción por convectores, funciona mediante una resistencia que calienta el aire.

Ambos tipos de aparatos eléctricos no requieren un gran desembolso inicial o una instalación difícil, ya que se trata de aparatos individuales.

Su uso es recomendable en lugares con pocas horas de frío al día, ya que quizás no compensaría una instalación mayor de calefacción.

En definitiva, existen algunas opciones que puede tener en cuenta a la hora de elegir la calefacción que mejor se adapta a sus necesidades, y para ello, una buena planificación de antemano puede ahorrarle mucho dinero en vez de esperar al invierno.

Por ello, aunque el verano esté cerca, puede considerar el empezar a plantear qué tipo de calefacción prefiere en su piso de alquiler.

Añadir comentario

Haga clic aquí para comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *