alquiler
Alquiler

Los principales derechos y obligaciones del inquilino

Anteriormente publicamos un artículo sobre los derechos y las obligaciones de los propietarios de una vivienda arrenda. Sin embargo, ¿Qué hay sobre el inquilino? ¿De qué se tiene que hacer cargo y cuáles son sus derechos?. En este artículo intentaremos resolver estas cuestiones basándonos en la legislación vigente en España.

El principal derecho que obtiene el arrendatario cuando firma un contrato de alquiler es el de hacer uso de la vivienda arrendada. Así pues, ésta se convierte automáticamente en su domicilio y tal como dicta la Constitución Española: “El domicilio es inviolable. Ninguna entrada o registro podrá hacerse sin el consentimiento del titular o resolución judicial”. De esta forma, el propietario del inmueble no podrá entrar en la vivienda sin permiso del inquilino.

Otro de los puntos más polémicos en los contratos de alquiler es el de las fianzas. En este aspecto cabe destacar que el arrendatario tiene el derecho de recibir la fianza depositada anteriormente en un plazo de un mes, siempre que no haya habido desperfectos en la vivienda ni queden pagos pendientes.

Finalmente, en cuanto a los derechos de los inquilinos se refiere, algunas de las situaciones más problemáticas se derivan de los pagos y los recibos de los suministros. Como ya publicamos en un artículo anterior, la Ley de Arrendamientos Urbanos establece que los gastos de suministros que lleven un contador individual correrán a cargo del inquilino, siempre que no se pacte lo contrario en el contrato de arrendamiento. En el caso de que el titular de los suministros sea el propietario de la vivienda, es derecho del inquilino recibir todas las facturas y recibos de los gastos energéticos.

En lo que respecta a las obligaciones que debe llevar a cabo el inquilino de la vivienda, la lista es más extensa. En primer lugar, el arrendatario está obligado a pagar mensualmente la renta del alquiler en el plazo acordado y a depositar una fianza en la institución que corresponda. Aun así, una novedad que incorpora la la modificación de la Ley de Arrendamientos Urbanos de 2013 es que el pago de la renta podrá sustituirse total o parcialmente por el compromiso del arrendatario a realizar obras de reforma o rehabilitación del inmueble, siempre que así se haya acordado entre las dos partes.

También es importante saber que el inquilino de la vivienda, tiene la obligación de no realizar actividades molestas, insalubres, nocivas, peligrosas o ilícitas. Además, salvo acuerdo excepcional con el propietario, el arrendatario no podrá alquilar la vivienda a terceros.

Por último, otro de los puntos más controvertidos entre propietarios e inquilinos es quién se hace cargo de las reparaciones. Pues bien, según la legislación, el arrendatario deberá asumir todas las pequeñas reparaciones que se deriven del uso habitual de la vivienda o que se puedan imputar al mal uso de éste.

A modo de conclusión, la ley es muy explícita en cuanto a los derechos y las obligaciones de cada parte en los contratos de alquiler. No obstante, con las recientes modificaciones, se otorga más importancia a las cláusulas pactadas sobre las que se basará el acuerdo, dando lugar a que tanto inquilino como propietario acuerden sus propios derechos y obligaciones.

Añadir comentario

Haga clic aquí para comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *