menu
Vivienda

Hipoteca de Interés Fijo vs Hipoteca de Interés Variable

Aitor Molina

Una de las dudas más frecuentes a la hora de contratar una hipoteca es si se adquirirá un producto a tipo de interés fijo o variable. A decir verdad, no existe una teoría exacta sobre qué opción beneficia más al consumidor ya que esto dependerá de las fluctuaciones del mercado en los siguientes 10 o 15 años. Sin embargo, dependiendo de las características de cada cliente sí que podemos encontrar productos más adecuados a su situación económica.

En primer lugar, cabe recordar que una hipoteca a interés fijo es un crédito bancario en el cual la entidad bancaria y el cliente establecen la cantidad fija de intereses que se pagaran durante la validez de su crédito, independientemente de la situación del mercado inmobiliario en ese momento. Por otro lado, los intereses de las hipotecas variables se establecerán mediante unos indicadores que representan la situación del mercado financiero actual. En el caso español, el indicador más utilizado por los bancos es el Euríbor.

A continuación, explicaremos los principales pros y contras de las dos opciones:

Hipoteca de Interés Fijo              

Pros:

  • El interés de la hipoteca se mantendrá constante a lo largo de los años y el cliente se protegerá frente a las subidas del Euríbor o cualquier otro tipo de interés.
  • El T.A.E (Tasa Anual Equivalente) reflejará la cantidad que el cliente tendrá que pagar durante todo el préstamo, por lo cual le resultará más fácil comparar las hipotecas que ofrecen diferentes entidades financieras.

Contras:

  • En los últimos años el Euríbor se sitúa en mínimos históricos llegando a ponerse en negativo. En este caso, el cliente no se podrá beneficiar de estos tipos de interés tan bajos.
  • Dependiendo de la duración del crédito, entre otros factores, podemos encontrar productos en el mercado actual a tipos de interés entre el 1.7% y el 2.25%. El Euríbor de agosto se situó en el -0.15%.

Hipotecas de Interés Variable

Pros:

  • El cliente se podrá beneficiar de los tipos de interés bajos a los cuáles está sujeto el mercado actualmente.
  • En el caso de querer amortizar la hipoteca a interés variable, normalmente se paga entre un 0.25% y un 0.50%, mientras que en el caso de los créditos a interés fijo el coste puede llegar al 5%.

Contras:

  • Los intereses que el cliente tendrá que pagar por su hipoteca siempre dependerán de las fluctuaciones del mercado, lo que puede generar una cierta inseguridad.
  • Es evidente que dados los mínimos históricos en los que está sitúado actualmente el Euríbor, la tendencia en los próximos años será al alza. Según las previsiones del Banco Central Europeo, una vez se consolide la recuperación económica, los tipos de interés a medio-largo plazo se situarán en torno al 2% y el 3%.

A modo de conclusión, cabe destacar que no existe una fórmula mágica para saber qué producto ofrece mejor rendimiento económico. Sin embargo, lo que sí se puede afirmar es que si el plazo del crédito es de corta duración, es recomendable decantarse por los productos de interés fijos para aprovechar los bajos intereses que proporciona actualmente el mercado. Por el lado contrario, si nuestro crédito es de larga duración (más de 20 años) y no tenemos mucha capacidad de ahorro, la hipoteca a interés fijo sería la mejor elección.

Thanks for reading this post

Reset Filters