Legislación e Impuestos

¿Cómo funciona el IBI en Madrid, Barcelona y Valencia?

El IBI es un impuesto local que graba el derecho de la propiedad de los inmuebles. En otras palabras, cualquier propietario que posea una propiedad, ya sea una casa, un piso o cualquier otro bien inmueble, deberá pagar una tasa anual a la administración.

Este impuesto, que entró en vigor en 1990 bajo la presidencia de Felipe González, forma parte del sistema tributario español. Sin embargo, los encargados de recaudarlo son las administraciones locales, es decir, los ayuntamientos.

Es frecuente que los propietarios tengan bastantes dudas a la hora de pagar este impuesto al consistorio correspondiente. Así pues, en este artículo vamos a explicar las claves de este impuesto y las principales diferencias entre las ciudades de Barcelona, Madrid y Valencia.

Barcelona

En Barcelona, el IBI se calcula a partir del valor catastral de la vivienda y aplicando un coeficiente de entre el 1 y el 1,3%, añadiendo un tributo del 0,156% destinado a los servicios metropolitanos.

Cabe destacar que estarán exento del pago las personas con fincas residenciales utilizadas como vivienda habitual con un valor catastral inferior al 43.717,19 euros. Además, las familias numerosas solo pagarán el 50% de la cuota, siempre que sus ingresos anuales sean inferiores a 30,000 euros y que el inmueble sea destinado a vivienda habitual.

En cuanto a la forma de pago, cabe la posibilidad de domiciliar el impuesto, obteniendo de esta manera el beneficio de poder realizar un pago fraccionado en cuatro recibos a lo largo del año. Por otro lado, también se puede pagar con targeta, en línea o acudiendo a la oficina bancaria de las siguientes entidades: Banc Sabadell, Bankia, Banco Popular Español, Banco Santander, BBVA, “La Caixa” (Caixabank), CatalunyaCaixa (BBVA) o en la sede del Institut Municipal d’Hisenda (av. Litoral, 30).

Madrid

El IBI supone más del 50% de los ingresos de los ayuntamientos en 9 comunidades autónomos, siendo la Comunidad de Madrid la que más recauda por detrás de Cataluña.

En la capital, en los últimos años, el IBI ha ido bajando paulatinamente. Además, en 2016, el equipo de Carmena redujo el impuesto a aquellos barrios cuyo precio de mercado había decrecido un 20% o más.

La tasa se paga entre octubre y noviembre, cuando se recibe el recibo por parte del ayuntamiento. Para efectuar el pago, los ciudadanos de Madrid pueden hacerlo en línea, por domiciliación bancaria o acudiendo presencialmente a cualquiera de las siguientes entidades: Banco Bilbao Vizcaya Argentaria (BBVA), Banco Popular Español, Banco Santander, Bankia, Ibercaja Banco y La Caixa, o bien en las Oficinas de Atención al Ciudadano Línea Madrid y en las Oficinas de Atención Integral al Contribuyente, mediante tarjeta de crédito o débito de cualquier banco (Visa, Visa Electrón, MasterCard y Maestro).

Valencia

La base media imponible del recibo del IBI en Valencia es de 28.566 euros, muy por debajo de otras ciudades importantes del territorio español. Por ejemplo, en Sevilla es de 42.500, en Barcelona de 72.827, en Zaragoza 79.325 y en Madrid 134.329 euros. Además, también se sitúa por debajo de otras localidades de la Comunitat Valenciana como Gandía (31.865), Castellón (34.896), Elche (78.073) o Torrent (86.996).

Los plazos para pagar el recibo empiezan en marzo y terminan en mayo para los bienes inmuebles de naturaleza urbana y los bienes Inmuebles de características especiales. En el caso de los bienes inmuebles de naturaleza rústica, el plazo empieza en septiembre y finaliza en octubre.

 

Esperamos que este artículo le haya servido de ayuda y le sugerimos que se suscriba a nuestro portal para obtener toda la información relacionada con el sector inmobiliario. Si necesita más información sobre los impuestos de la vivienda, en este artículo encontrará todo lo que necesita saber.

Añadir comentario

Haga clic aquí para comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *