impago del alquiler
Alquiler

Las 5 diferencias entre el contrato de alquiler de temporada y el permanente

La Ley de Arrendamientos Urbanos (LAU) establece dos tipos de arrendamientos, los de vivienda y los de uso distinto a la vivienda. El contrato de temporada se incluye en la segunda categoría y, por tanto, se rige por una legislación diferente a un contrato de alquiler normal. En este artículo vamos a explicar las principales diferencias entre estos dos tipos de contrato.

  1. El uso de la vivienda

Aunque parece evidente que la principal diferencia entre estos dos contratos es la duración del mismo, la LAU los separa por el uso que se da a la vivienda en cada caso. Mientras que en el arrendamiento de vivienda el inmueble representa el hogar habitual del inquilino, en el contrato de temporada se supone que el arrendatario alquila esa propiedad para vivir en ella temporalmente, teniendo su propia casa en otro lugar.

  1. La legislación

Otra de las principales diferencias es que el contrato de temporada no está regido por ninguna ley, sino por las cláusulas que pacten el arrendatario y el arrendador en el contrato de arrendamiento. Así pues, la Ley de Arrendamientos Urbanos no establece ninguna normativa respecto a la duración, prórrogas, actualización, obras, etc.

  1. La fianza

El punto número 1 del artículo 36 de la LAU deja muy claro la diferencia entre la fianza de uno y otro contrato de alquiler: “A la celebración del contrato será obligatoria la exigencia y prestación de fianza en metálico, en cantidad equivalente a una mensualidad de renta en el arrendamiento de viviendas y de dos en el arrendamiento para uso distinto del de vivienda.”

Tal y como hemos explicado anteriormente, los contratos de temporada se clasifican como de uso distinto a la vivienda, de esta forma, la fianza exigida al inquilino será de dos mensualidades. No obstante, existen muchos ejemplos en los que no es necesario cumplir esta premisa, como por ejemplo en el caso de los alquileres turísticos.

  1. Certificado de eficiencia energética

El Certificado de Eficiencia Energética es obligatorio en cualquier vivienda que se haya alquilado con fecha posterior al 1 de junio de 2013, incluyendo los contratos de temporada. Sin embargo, si la duración del contrato es de menos de cuatro meses, este certificado no será obligatorio.

  1. Formalización del contrato

El contrato de alquiler vacacional puede realizarse de forma verbal, aunque lo más recomendable es dejar por escrito todos los acuerdos a los que lleguen tanto propietario como inquilino. La ley establece que “las partes podrán compelerse recíprocamente a la formalización por escrito del contrato de arrendamiento.”, sin que sea de forma obligatoria.

Añadir comentario

Haga clic aquí para comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *