desahucio
Legislación e Impuestos

Las 5 preguntas más frecuentes sobre la LAU

La LAU (Ley de Arrendamientos Urbanos) es la legislación española que regula el mercado del alquiler en todo el estado. Sin embargo, esta ley ha sufrido modificaciones, siendo la más importante la que se realizó el 4 de junio de 2013. En este artículo vamos a resumir los aspectos más importantes de esta ley y las principales modificaciones que ha sufrido.

¿Qué es un arrendamiento?

la norma establece que un arrendamiento es aquel “que recae sobre una edificación habitable cuyo destino primordial sea satisfacer la necesidad permanente de vivienda del arrendatario, aplicándose también al mobiliario, los trasteros, las plazas de garaje y cualesquiera otras dependencias, espacios arrendados o servicios cedidos como accesorios de la finca por el mismo arrendador.”

De esta forma, se excluyen de esta regulación los pisos turísticos que suponen una actividad comercial para su propietario ya que no están destinados para “la necesidad permanente de vivienda”.

¿Cuál es la duración de un contrato de alquiler según la Ley de Arrendamientos Urbanos?

Tal y como explicamos anteriormente en un artículo, la duración del contrato debe pactarse entre las dos partes. No obstante, si este período es inferior a tres años, el contrato se irá renovando anualmente hasta llegar a ese punto.

Aun así, eso no significa que el inquilino no pueda dejar la vivienda antes del año o de los tres años. De hecho, la LAU establece que el inquilino puede abandonar la vivienda una vez cumplidos 6 meses siempre que avise con 30 días de antelación al propietario. En el caso que se haya pactado una compensación por abandonar prematuramente el inmueble, el arrendatario deberá pagar una indemnización de como máximo una mensualidad por cada año que reste hasta llegar a 3.

¿Con qué objetivo se modificó la ley en 2013?

Según el propio preámbulo de la Ley de Arrendamientos Urbanos, “el mercado inmobiliario español posee una alta tasa de propiedad y un débil mercado del alquiler (17%), muy lejano al 30% que tiene la Unión Europea de media y ello, a su entender, reduce la movilidad de los trabajadores y provoca que haya muchas viviendas en propiedad, vacías y sin ningún uso.”

Por este motivo, esta modificación “pretende flexibilizar el mercado del alquiler, buscando el equilibrio entre las necesidades de vivienda en alquiler y las garantías que deben ofrecerse a los arrendadores para su puesta a disposición”.

¿Qué gastos establece la ley que corren a cuenta del propietario?

Quizás los gastos que generan más controversia en los contratos de alquiler son los de los suministros y los de las reparaciones. Pues bien, según la norma, el propietario deberá pagar todos los gastos derivados del alta de los suministros.

En referencia a las reparaciones, cabe destacar que el inquilino se deberá hacer cargo de las averías causadas por el mal uso y del mantenimiento habitual de la vivienda. Sin embargo, todas las averías causadas por el paso del tiempo o para mantener la vivienda en buenas condiciones deberán correr a cargo del propietario.

Añadir comentario

Haga clic aquí para comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *