What if I don't like my tenant?
Alquiler

¿Qué hago si no me gusta el inquilino?

Alquilar una propiedad parece tarea fácil, pero la verdad es que la relación entre propietario e inquilino puede llegar a ser algo complicado. Cuando no se cumplen las normas establecidas o hay evidentes diferencias culturales las cosas pueden salir mal, especialmente para los propietarios que conviven con inquilinos.

facebook-dislike-button

¿Qué pasa si el inquilino intenta imponer sus reglas o simplemente no se lleva bien con él? No se preocupe. A continuación, compartimos:

Algunos consejos para arreglar el asunto!

  1. Muestre una actitud proactiva en su relación con el inquilino. ¿Qué significa esto? Pues que debe prepararse para las discusiones. En lugar de solo responder a lo que el inquilino tenga que decir en el momento, prepare lo que vaya a decir con antelación. Si, por ejemplo, tiene que hablar con el inquilino sobre un problema con la lavadora, piense en soluciones en lugar de excusas. Eso demostrará que usted es un propietario responsable y dispuesto a ayudar.
  2. Establezca límites que no deba superar. No pasa nada por admitir que algo le incomoda o no le gusta. No se obligue a sí mismo a aceptar situaciones que probablemente no le vengan bien. En pocas palabras, no tiene que hacerse amigo del inquilino. No le invite a comer si no le cae bien, ya que puede hacerle sentir rencor en el futuro.
  3. Intente no tomarse las cosas a pecho. Si hay algo en la casa o en el contrato que no le guste al inquilino no se lo tome como algo personal. Quizá el inquilino está acostumbrado a otra cosa o simplemente es demasiado escrupuloso. En cualquier caso, intente identificar el verdadero problema y ver si tiene solución. Si no la tiene, de una explicación razonada sobre el asunto. Recuerde que ser amable ayuda siempre.
  4. Sea firme, pero comprenda las diferencias culturales. Mantenga sus estándares, pero acoja al inquilino con una mente abierta hacia otras personas y costumbres. ¿Su inquilino es de la India o de Alemania? ¿Hay costumbres distintas en su país? Probablemente sí. Si hay algo positivo de todo esto, es un mejor entendimiento de las diferencias culturales. Intente entender de dónde viene el inquilino explique cómo se hacen las cosas en el lugar del que usted procede. En resumen, no acepte que pague tarde, pero no presuponga lo que el inquilino va a hacer. Lo importante aquí es una buena comunicación. Pregunte antes de hacer acusaciones y luego exprese lo que piensa.
  5. Confíe en el contrato. Si las cosas no funcionan, haga uso del acuerdo que ambos firmaron al inicio. Las reglas deben ponerse por escrito de forma clara para que ambas partes se sientan seguras y confíen la una en la otra.
    Uniplaces recomienda formalizar un contrato claro y justo para asegurarse de que no hay lugar para disputas.

Sabemos que algunas personas son más difíciles de tratar que otras, pero la comprensión y la buena comunicación ayudan mucho a superar estas barreras. Siga estos sencillos consejos y no permita que una mala experiencia afecte a su negocio. La práctica y la preparación le harán ser un buen propietario para cualquier tipo de inquilino.

Añadir comentario

Haga clic aquí para comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *