dog-624952_960_720
Alquiler

Permitir mascotas en el alquiler ¿sí o no?

Muchos propietarios deciden no permitir mascotas en el alquiler. Los principales motivos parecen ser infundados por el miedo a tener problemas con animales conflictivos. Por otro lado, esta negativa responde a un desconocimiento de la ley vigente. Entonces; ¿está permitido por ley prohibir mascotas? ¿es positivo permitirlas en el alquiler?.

La ley no prohíbe la tenencia de mascotas

En efecto, ni la Ley de Propiedad Horizontal, ni el Código Civil o el Penal citan de forma expresa esta prohibición, sin embargo, sí mencionan qué tipo de animales está prohibidos, la cantidad o las condiciones.

La Ley de Arrendamientos Urbanos (LAU) se encarga de regir este asunto. Esta ley no hace mención expresa a la posibilidad de tenencia de animales, pero permite que ambas partes se pongan de acuerdo sobre el tema. En el artículo 4.2 se deja claro que “los arrendamientos de vivienda se regirán por los pactos, cláusulas y condiciones determinados por la voluntad de los implicados”. A efectos prácticos, esto significa que el arrendatario tiene facultad para prohibir mascotas en el alquiler. Pero también quiere decir que si no se firma una cláusula específica al respecto, el inquilino podrá convivir con animales en la propiedad.

Como propietarios individuales, para poder permitir mascotas, primero se deberá aprobar por unanimidad en una junta de vecinos. Por lo que habrá que consultar la normativa en cada comunidad. Si no se ha llevado a cabo esta mención, se puede pedir la convocatoria de una junta para tratar este tema.

girl-1561943_960_720

El inquilino tiene una mascota sin permiso 

El contrato y todas sus cláusulas es de obligado cumplimiento para el propietario y el inquilino. Por lo tanto, si una de las partes incumple el contrato, la ley ampara a la parte damnificada.

Si ambas partes han acordado y firmado que la convivencia con mascotas está prohibida, pero el inquilino ha hecho caso omiso al pacto, el arrendador puede hacer valer sus derechos, e incluso solicitar el abandono de la propiedad. Así lo indica el artículo 27.1 de la LAU: “el incumplimiento por cualquiera de las partes de las obligaciones resultantes del contrato dará derecho a la parte que hubiere cumplido las suyas a exigir el cumplimiento de la obligación o a promover la resolución del acuerdo”.

El propietario aún puede hacer algo, aunque ya haya firmado un contrato que no hace referencia alguna a la tenencia de mascotas. En este caso, la presencia de animales no es razón suficiente para poder exigir al arrendatario que abandone el domicilio, pero sí lo es que se causen desperfectos, molestias o insalubridad. El artículo 27.2 hace referencia a ello expresando que “el arrendador podrá resolver de pleno derecho el contrato” por el siguiente motivo (apartado d):  “la realización de daños causados dolosamente en la finca o de obras no consentidas por el arrendador cuando el consentimiento de éste sea necesario”. Pero también cuando se den las siguientes circunstancias (apartado e): “cuando en la vivienda tengan lugar actividades molestas, insalubres, nocivas, peligrosas o ilícitas”.

¿Me conviene permitir mascotas? Consejos Uniplaces

Ante todo, lo más importante es tener coherencia y no generalizar. En Uniplaces, las reclamaciones de propietarios -que permiten mascotas- por daños es muy baja: tan solo un 0,01%. Por ello, lo mejor es estudiar cada caso de forma individual y pactar cláusulas específicas con el dueño de la mascota para evitar contratiempos.

Es comprensible prohibir un perro o gato que se sabe conflictivo, pero también hay que considerar que existen más tipos de mascotas: tortugas, pájaros, peces…

animal-21791_960_720

Si no cierra la puerta a estos inquilinos, tendrá acceso a una gran parte del mercado y a personas que necesitan una oportunidad. Es difícil encontrar una vivienda en alquiler donde se admitan animales. Por lo que, si estos  inquilinos se encuentran a gusto, se quedarán mucho tiempo debido, precisamente, a la dificultad de encontrar un alquiler que permita mascotas.

Añadir comentario

Haga clic aquí para comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *