Legislación e Impuestos

¿Quién debe ser el titular de los suministros en un alquiler?

Una de las preguntas más frecuentes cuando se alquila una vivienda es quién debe ser el titular de los contratos de suministros, como el agua, la luz, el gas o incluso el teléfono y el Internet.

Como es previsible, ambas opciones tienen sus pros y sus contras. Sin embargo, en este artículo intentaremos explicar diferentes consejos para evitar males mayores en caso de impago de recibos.

En primer lugar, cabe destacar que la Ley de Arrendamientos Urbanos, en su artículo 20.3, establece que “los gastos por servicios con que cuente la finca arrendada que se individualicen mediante aparatos contadores serán en todo caso de cuenta del arrendatario”.

No obstante, la legislación se refiere al pago frente al propietario y no frente a la suministradora, ya que para estas, el titular del contrato de suministro será siempre el que está obligado a abonar los recibos.

Suministros a nombre del propietario

En este caso será el arrendador el encargado de pagar los recibos de las empresas suministradoras. Es decir, el propietario recibirá y pagará el importe del recibo y éste deberá encargarse de exigir la cuantía al inquilino.

Pros:

  • El propietario siempre sabrá el consumo real de agua, luz y gas, por lo que podrá tomar acciones si considera que se está haciendo un uso inadecuado de los suministros energéticos
  • El arrendador será el gestor de todos los suministros. Por lo tanto, se evitará un cambio de servicios, de tarifas o de empresas suministradoras sin previo aviso por parte del inquilino.

Contras:

  • En caso de que el inquilino se niegue a pagar los recibos, la deuda recaerá sobre el titular del contrato de suministros que, en este caso, será el propietario.
  • En caso de que el arrendador, ante un impago por parte del arrendatario, decida dar de baja los suministros se produzca un corte por parte de la empresa, el inquilino puede llegar a denunciar al propietario por coacciones, con unas penas muy elevadas establecidas por el Código Penal.
  • El procedimiento en caso de impago y posterior desahucio será más largo que si el contrato de suministros está a nombre del inquilino. Por lo que la deuda irá aumentando y será el arrendador quien tenga que hacer frente a ellas.

Suministros a nombre del inquilino

Siguiendo este método, el inquilino se dará de alta como titular de los contratos de suministro y será el encargado de efectuar el pago, normalmente domiciliado, de los recibos de luz, agua y gas.

Pros:

  • El responsable de pagar los suministros es el inquilino. Por lo tanto, en caso de impago, la empresa reclamará el importe adeduado al arrendatario.
  • El propietario en ningún caso será incluido en una posible lista de morosos en caso de impago de recibos.

Contras:

  • El inquilino, a la hora de abandonar la vivienda, puede dar de baja los servicios por su cuenta, con el gasto que supondría volver a activarlos para el arrendador.
  • Si no se pagan los recibos correspondientes, las suministradoras podrán realizar cortes en la vivienda, que es propiedad del arrendador.
  • En caso de impago, aunque el inquilino sea el responsable de asumir la deuda, las empresas suministradoras exigirán el pago completo de la deuda antes de activar los suministros en la vivienda.

 

Como se puede observar, ambas opciones tienen sus beneficios y sus desventajas. No obstante, teniendo en cuenta la legislación y la forma de actuar de las empresas suministradoras, desde Uniplaces recomendamos poner los suministros a nombre del inquilino pero incluir en el contrato de arrendamiento unas sanciones en caso de que el arrendatario haga un mal uso de esa titularidad.

Si desea obtener más información sobre este tema, le recomendamos que lea atentamente este artículo publicado anteriormente en el Portal de Uniplaces.

Añadir comentario

Haga clic aquí para comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *