menu
Noticias

Ada Colau insta a frenar la construcción de aparcamientos

Equipa Uniplaces

Después de anunciar el frene de la construcción de aparcamientos en edificios de Barcelona, la alcaldesa Ada Colau no ha recibido apoyo alguno del sector inmobiliario, sino todo lo contrario. Según Fernando Encinar, jefe de estudios de idealista, “la medida resulta sorprendente y difícilmente comprensible. Limitar la disponibilidad de aparcamientos en zona donde se construya obra nueva tendrá efectos importantes en los precios, sobre todo en los desarrollos de vivienda protegida, teóricamente de menos recursos. Los nuevos vecinos no tendrán plazas suficientes y competirán con los ya instalados por las plazas existentes”.

Una burbuja en el sector inmobiliario se refiere a cuando en el mercado los activos ascienden desmesuradamente sin razón aparente.  El presagio de un alza en precios de alquiler y la compra de plazas de aparcamiento, conjunto al pronóstico de sustracción de competitividad en promociones de hoteles, viviendas y oficinas, son verbalizados en bocas todas de promotores, Agente de la Propiedad Inmobiliaria (API) y expertos inmobiliarios.

Mientras tanto, el Ayuntamiento de Barcelona sostiene que 640.000 plazas destinadas a 570.000 automóviles es “excesivo”, y que a esta realidad se le añade validez al tomar en consideración las mejoras en transporte público, los esfuerzos por disminuir la cantidad de vehículos privados y las normativas para batallar la contaminación, a lo que el PP y el grupo Demócrata salpicaron críticas de desacuerdo.

Según Idealista, el precio promedio de una plaza en venta en Barcelona es el más caro de la Península, ascendiendo así los 48.000 euros, y el alquiler oscila los 95 euros mensuales. Esta ciudad, junto a Salamanca, es la que ofrece menor rentabilidad en España (2,4%).

A todo esto, la Asociación de Promotores Constructores de España (APCE) declaró que supo de lo ocurrido el miércoles a través de la prensa y no con anticipación. El director general, Marc Torrent, expone que el método debería más bien ser flexibilizar y no limitar la normativa. “Si no, habrá edificios donde podrían ser necesarias muchas plazas que no se podrán hacer, mientras en otros no haría falta hacer las que se permitan. Sería mejor rebajar las exigencias mínimas que fijar máximos. Flexibilizar sin limitar, porque si faltan, la gente tendrá que aparcar en la calle. Si nosotros detectamos que en determinada zona el ciudadano no las va a comprar, seremos los primeros en no construirlas”.

Thanks for reading this post

Reset Filters