menu
Alquiler

Alquilar un inmueble: ¿amueblado o sin amueblar? Cómo tomar la decisión adecuada

Equipa Uniplaces

Una de las principales dudas que suelen tener los propietarios a la hora de alquilar un inmueble es si obtendrán mayor rentabilidad ofreciéndolo amueblado o vacío. En realidad ninguna de las dos opciones es mejor ni peor que la contraria. La elección correcta dependerá de factores tan diversos como la duración del contrato de alquiler, la comodidad de los que buscan una casa para entrar a vivir o el tipo de inquilino que busca el propietario.

Ventajas e inconvenientes de alquilar la vivienda con o sin muebles

Aunque a primera vista, pueda parecer que alquilar una vivienda amueblada o vacía es una decisión meramente personal, pero en realidad la elección va a condicionar en buena medida el target al que el propietario se dirige: estudiantes, parejas, profesionales de paso, familias… ¿Cuándo conviene decidirse por una u otra opción?

Vivienda amueblada

Esta sería la mejor opción para colectivos como profesores, estudiantes o empleados que van a residir en el lugar de manera temporal. Las ventajas para el inquilino serían las siguientes:

  •       Rapidez a la hora de instalarse: La vivienda cuenta con mobiliario, electrodomésticos y aparatos eléctricos por lo que están listas para entrar a vivir de forma inmediata tras firmar el contrato.
  •       Ahorro: Una vivienda amueblada y con los electrodomésticos imprescindibles supone un gran ahorro en equipamiento del hogar. Habilitar un piso de tamaño standard, para entrar a vivir podría suponer un desembolso de entre 2000 y 3000 euros como mínimo.
  •       Alquilar un piso amueblado es una buena solución cuando la vivienda va a ser compartida por varias personas. Si estuviese vacía habría discusiones si alguno tratase de imponer sus criterios.
  •       Es una alternativa práctica para alquileres de corta duración, para inquilinos conformistas, para aquellos a los que el tipo de decoración o amueblamiento no les suponga una prioridad o para los que pasan prácticamente todo el día fuera por motivos de trabajo.
  •       Es la opción más práctica cuando se está a la espera de comprar o alquilar otra vivienda.

Vivienda vacía

Se considera que un inmueble está sin amueblar cuando se entrega vacío y solo tiene instalado el baño y la cocina con los electrodomésticos básicos. En este caso el inquilino suele buscar una mayor estabilidad y un lugar en el que vivir a medio o largo plazo. Las ventajas de alquilar una vivienda vacía son las siguientes:

  •       Los futuros residentes pueden elegir y amueblar de forma más personal en función de sus necesidades y preferencias.
  •       Alquilar una vivienda vacía implica la posibilidad de renovar o redistribuir de forma periódica el mobiliario en función de las necesidades de cada etapa: vida en pareja, nacimiento de los hijos, cuarto de estudios, etc.
  •       Sensación de hogar: En la vivienda vacía tenemos la posibilidad de trasladar y colocar el mobiliario propio y los objetos personales heredados o de valor sentimental para “crear hogar”. Esto suele ir asociado a un alquiler de larga duración.
  •       Los nuevos moradores pueden amueblar según sus gustos y preferencias para dar a la vivienda su toque personal.

¿Es más caro alquilar una vivienda amueblada?

No necesariamente. Lógicamente, si alquilamos un piso con muebles de calidad, cocina completamente equipada y baños con grifería termostática o ducha spa, su precio será superior a otro similar sin amueblar. El incremento del precio suele ser del 5 % o incluso algo superior.

Importancia del inventario al alquilar una vivienda amueblada

Al alquilar un piso amueblado, (sobre todo si los muebles y electrodomésticos son nuevos y de mayor o menor calidad) es habitual que al firmar el contrato el propietario incluya un inventario completo con todo el equipamiento de la vivienda. Este listado servirá como garantía en caso de daños, sustracciones o desperfectos.

¿Qué tipo de vivienda se alquila mejor?

En general el precio de alquiler de los pisos amueblados es superior al de los que se alquilan vacíos. No hay una fórmula matemática para saber cuál de las dos opciones resulta más ventajosa en un momento dado. Dependerá de las necesidades-condiciones del propietario, y de la demanda.

Una buena fórmula para que el inquilino sepa qué opción le resultaría más interesante es calcular el precio total de lo que costaría amueblar el piso vacío y dividirlo entre los años que tenga previsto vivir de alquiler en él. Así podrá saber si le compensa el sobrecoste adicional que supondría comprar todos los muebles o le resultaría más ventajoso alquilar una vivienda ya amueblada.

Thanks for reading this post

Reset Filters