menu
Alquiler

Cuándo el propietario puede ejecutar el derecho de recuperar su vivienda

Equipa Uniplaces
Luego de la reforma de la Ley de Arrendamientos Urbanos (LAU) en 2013, entender los derechos del propietario sobre su vivienda alquilada sería algo muy complicado.
Previo a las modificaciones de la ley de arrendamientos urbanos, recuperar una propiedad mientras el contrato de alquiler seguía vigente solo podía ocurrir si así estaba estipulado en el contrato. En el caso de no estar concertado, ¿qué ocurría con el casero? Irónicamente, recurrir a alquilar un piso hasta que el contrato venciese era la única opción de innumerables españoles que legalmente poseían una propiedad.
Posterior a las modificaciones de la Ley 4/2013 con propósitos de flexibilizar y estimular el mercado de arrendamiento, ahora se dispone de regulaciones que se moldean a los imprevistos del día a día y permiten al casero reclamar el derecho de recobrar su vivienda. Dicho esto, recordemos que del otro lado el inquilino, tiene derecho a extender el contrato anualmente hasta alcanzar el periodo de los tres años. A continuación veamos qué requisitos son ineludibles para apelar a tu vivienda.
¿Necesidad o capricho?
De los posibles escenarios que deben presentarse para recuperar una vivienda, se desprenden los que incluyan un propietario en posesión de otra vivienda en la misma zona y parecida a la que pretende desalojar para sí o algún miembro familiar. La ley traduce a necesidad cuando el propietario se ve forzado a abandonar su actual residencia o un miembro inmediato de su familia urge de un techo, sea cual fuere el motivo.
Condiciones para recuperar su inmueble arrendado:
1. Completar un año de contrato.
2. La vivienda debe ser habitada por el propietario o miembros de su familia inmediata: padres, hijos y/o cónyuge.
3. Comunicar al inquilino las intenciones mínimo dos meses antes de la fecha en que se pretende el desahucio.
4. La vivienda debe ser ocupada durante los primeros tres meses luego del desalojo por la persona que alegó necesitarla.
Mentir es un fraude
La ley penaliza a todo aquél que planee pasarse de listo. Si a los tres meses de que el inquilino haya abandonado la propiedad ésta no se ha convertido en la vivienda habitual de quien manifestó necesitarla, el inquilino tiene derecho a reclamar una indemnización por gastos de mudanza y desalojo innecesarios.
Además, existe la posibilidad para el arrendatario engañado de solicitar restablecerse en la propiedad en un plazo de treinta días y activar el contrato por tres nuevos años sin modificación alguna en las condiciones contractuales. Si el deseo no es establecerse otra vez en la propiedad, el arrendatario podría aspirar a una indemnización correspondiente al pago mensual de la propiedad por cada año que faltase para cumplir los tres años de contrato.

Thanks for reading this post

Reset Filters