menu
Contrato de Alquiler

¿Qué documentos se necesitan en el contrato de alquiler?

Jose Garriga

A la hora de firmar un contrato de alquiler cada parte deberá aportar una serie de documentos que servirán para identificar a las partes y a la propiedad alquilada. Así mismo, servirá para asegurar al arrendador el pago y al arrendatario el disfrute del inmueble, así como otras prestaciones accesorias de ambos.

Así, las partes (presumiendo que se trate de personas físicas) necesitarán sus documentos de identidad, que podrán ser NIF, NIE o pasaporte en vigor.

Además de identificar a las partes, también necesitaremos identificar el inmueble o dependencia del inmueble que se va a arrendar. El inquilino podría querer comprobar que el arrendador es el propietario de la finca a través de una nota o certificación del Registro de la Propiedad.

Una vez identificado el inmueble podremos comprobar que sus características generales se corresponden con las que constan en el contrato o con las que nos han explicado en la visita al inmueble a través de una comprobación en la sede electrónica del Catastro Inmobiliario.

A pesar del indudable valor de estos documentos, los datos de cabida del inmueble (tanto los del Registro como los de Catastro) son en ocasiones erróneos. Una de las razones es que antaño se escrituraban a menudo menos metros de los que realmente ocupa el inmueble para abonar menores importes tributarios.

Además, el propietario debe acompañar otros documentos como el certificado de eficiencia energética. Adicionalmente también pueden requerirse los documentos que garanticen que el inmueble está al día en sus pagos de impuestos, gastos comunitarios y suministros, etc.

El inquilino generalmente tendrá que aportar documentos que garanticen el abono de la renta, bien directamente (nóminas propias, certificados de saldos bancarios, otros documentos que justifiquen la percepción de rentas)  o a través de los sistemas de garantía adicional: en el caso del aval personal aportará los documentos que permitan identificar al avalista, así como el que acredite su solvencia. En el caso del aval bancario se aportará el contraval.

En ocasiones, aunque es menos frecuente en los casos de arrendamiento por temporada, también pueden ser necesarios justificantes de la capacidad de pago: no es del todo inusual solicitar copia del contrato de trabajo o incluso de la vida laboral del arrendatario o avalista. En el caso de trabajadores por cuenta propia se llega a veces a solicitar copia de la declaración de la renta.

El arrendatario también puede ser requerido para aportar documentos que justifiquen el cumplimiento de obligaciones accesorias. Así, cuando los suministros se pongan a su nombre, pudiera tener que aportar certificado de la titularidad de la cuenta de domiciliación de estos recibos.

A esta documentación se sumará la aportación por el arrendador del resguardo de depósito de la fianza, cuando ésta se deposite.

Thanks for reading this post

Reset Filters