menu
Vivienda

Préstamo hipotecario: que és y cómo deducirlo

Equipa Uniplaces

El 78% de los ciudadanos españoles – basado en datos obtenidos por Eurostat este 2017 – son titulares del inmueble en que residen, lo cual les abre puertas para solicitar financiación en momentos de bolsillo raquítico. De hecho, España rebasa la media de la Unión Europea (69,5%) de país con viviendas en propiedad.

El aumento en demanda de viviendas de alquiler tanto a nivel residencial como turístico, nuevamente está captando la mirada de inversores hacia el mercado inmobiliario español. Así pues, todo aquel que sea propietario de un inmueble es también usufructuario de un activo que podría ser decisivo a la hora de financiaciones.

Aumentar la liquidez si eres propietario de un inmueble

El convenio para un préstamo hipotecario es el siguiente: a través de habituales pagos o cuotas, se devuelve la cantidad prestada sumados los intereses pactados. La garantía de cumplimiento es una hipoteca sobre el inmueble, sea titular el cliente o su avalador. Las famosas hipotecas, aparte de ser método de compra de una vivienda, resultan ser útiles para refinanciar deudas o sufragar gastos de otras categorías  en tiempos de “vacas flacas”. Generalmente, el préstamo en estos casos no excede 30%-40% del valor de tasación de la vivienda.

Para recurrir a esta variedad de hipoteca es necesario:

  1. Ser propietario de un inmueble, ya sea un local comercial, un piso o una casa.
  2. La propiedad de estar previamente saldada, libre de cargas, o muy cerca de ello.
  3. Un notario. Es menester para la firma de operaciones, al igual que para las hipotecas con intención de compra.
  4. No es necesaria la contratación de seguros, cuentas corrientes u otros productos asociados.

Entre las financieras más destacadas en préstamos con garantías hipotecarias se encuentra Suizainvest, con más de 2.000 clientes españoles. Sus oficinas ubicadas en Barcelona y Madrid atienden a público de todo el país. Su fama, entre otras razones, levita en que disponen de fondos propios, lo cual agiliza las operaciones y provoca ahorros en intermediaciones.

Cómo diferenciar un préstamo personal de uno hipotecario

  • Un préstamo hipotecario:
    • Financiaciones mayores de 5.000 €
    • Solución para ocasiones de falta de liquidez, recomendable a partir de los 10.000€.
    • Opción para reunificar deudas, combatir embargos, aceptar herencias o reformar propiedades.
    • Ventana en caso de tener dificultades con el crédito bancario.

Financiación 

El interés a pagar es fijo, lo que permite proyecciones específicas para una organización financiera óptima. Valorar la capacidad futura de pago, pedir asesoría respecto a formalidades legales y ser responsable con el dinero prestado son clave para que el proceso sea uno exitoso de principio a fin.

Los prestamos hipotecarios pueden devolverse hasta 20 años después de haberlos recibido; la opción de pagar solo los intereses mediante un plazo de carencia y pagar el resto de un solo monto una vez se haya vendido el inmueble, de ser el caso, también es una opción viable.

Thanks for reading this post

Reset Filters