menu
Noticias

Sanciones a Homeaway , Airbnb y Rentalia por parte de la Generalitat Valenciana

Marta Romero

La Administración Valenciana impone medidas a portales dedicados al alquiler turístico, donde se ofrecen viviendas que no figuran en el registro para viviendas de uso vacacional.

La suma de las sanciones ascienden hasta 30.000 a cada plataforma. La investigación comenzó en 2016 al detectarse casos de viviendas anunciadas en portales intermediarios en materias de alojamiento turístico.Según palabras del secretario autonómico de Turismo, Francesco Colomor, estas plataformas han sido intervenidas ”por tener mucho tráfico y un volumen económico muy alto, por eso se les ha sancionado con el máximo que, por ahora, nos permite la ley”.

La administración a cargo del contencioso recalca que han ser firmes en el cumplimiento de la ley y en la defensa de un modelo turístico basado en la profesionalización y en la calidad para evitar cualquier perjuicio al consumidor.En una provincia como Valencia donde las autoridades estiman que hay cerca de  23.000 viviendas no declaradas ( la mayoría perteneciente a particulares), las medidas preveen endurecerse para evitar ”daños en el sector, y no confundir la economía colaborativa y los nuevo modelos de negocio con otras prácticas” (Francisco Colomer).

En el transcurso de su trayectoria, Airbnb ha declarado que insta a los propietarios a obtener información sobre la legislación local y atenerse a las normas. Esto surgió tras sus primeros diálogos con la administración para regularizar la situación. Por ello declaran sentirse confusos ante esta resolución.

Por su parte, Airbnb ha señalado en un comunicado oficial su decepción por la decisión y su intención de apelar. Otras compañías afectadas como Rentalia y Homeaway también han declarado su propósito de apelar estar decisión.Airbnb argumenta su posición basándose en las medidas la Comisión de la Unión Europea :” la cual expresó su firme apoyo a la economía colaborativa y pidió normas coherentes en toda Europa, para promover el espíritu empresarial, empoderar a los consumidores, prestar servicios de manera más eficiente e innovadora y contribuir a la sostenibilidad medioambiental”.

Este no es el primer caso donde se cierra el cerco a este tipo de plataformas, sin ir más lejos, hace unos meses en Barcelona se sancionó a Airbnb y Homeaway  con 600.000 euros a cada una por anunciar pisos turísticos sin licencia.

Thanks for reading this post

Reset Filters