menu
Sin categorizar

Veto del uso de la vivienda familiar a nuevas parejas

Aitor Molina

El padre o la madre que se haya divorciado y traiga a su nueva pareja a vivir en su vivienda familiar perderá todos los derechos que le confiere el uso de dicho domicilio.

En una sentencia sin precedentes, el Tribunal Supremo ha decidido que la vivienda dejará de ser familiar cuando la nueva pareja de uno de los progenitores se instale en dicha vivienda.

Para definir esta postura, la Sala Primera del Alto Tribunal explica que cuando llega una nueva persona a la vivienda familiar se inicia una nueva familia y, por tanto, ese derecho queda invalidado junto a todas las consecuencias que conlleva.

El tribunal ratifica la sentencia de la Audiencia Provincial de Valladolid donde se obligaba a un antiguo matrimonio de Valladolid a vender la casa o a que una de las partes compre la mitad del otro, desoyendo las peticiones del Ministerio Fiscal.

Anteriormente, la introducción de una nueva pareja para cualquiera de los progenitores ya limitaba algunos derechos como las pensiones compensatorias o de alimentos, a causa del cambio de la situación y de los posibles ingresos de una de las partes.

Sin embargo, nunca se había dado un paso más en este sentido hasta ahora, ya que se entiende que la vivienda familiar pierde su definición original por “servir en su uso a una familia distinta y diferente”.

En un comunicado lanzado por la Asociación Española de Abogados de Familia, la entidad recibió con satisfacción esta sentencia y recalcó que “pone fin a muchas situaciones injustas que, bajo el paraguas de la protección del interés del menor, provocaban un abuso de derecho”.

Aun así, esta sentencia también deja muchos interrogantes tanto para una de las partes como para los abogados y los jueces. Por ejemplo, será muy difícil determinar qué es una nueva pareja estable si no es a través de un detective privado o del empadronamiento de dicha persona.

Thanks for reading this post

Reset Filters